Mezcal, datos curiosos e historia




El Mezcal, bebida mística, mágica, inclusive se le han dado propiedades afrodisiacas, su origen se remonta aproximadamente hacia el año 400 a.c., bebida proveniente del agave que nuestros ancestros no solo utilizaban para conseguir bebidas fermentadas y/o destiladas, el agave proveía de mucho más, ya que de esta noble planta obtenían alimento y fibras.

¿Pero de donde surgió tan noble planta, que proveía de alimento, vestido y bebida ceremonial?

Existe una leyenda sobre el origen del Maguey, tal vez la conozcan o hayan escuchado hablar de ella, como muchas historias, trata sobre el Amor, aunque esta historia no tiene un final feliz, por lo menos para los protagonistas.

La diosa Mayahuel se escapaba todas las noches de su abuela Tzintzimitl, para encontrarse en la tierra con su amado Quetzalcoatl, una noche Tzintzimitl al no encontrar a su nieta, bajo a la tierra a buscarla y al encontrarla con Quetzalcoatl, la despedazo para que fuera devorada por las bestias, Quetzalcoatl como último acto de amor hacia Mayahuel, enterro sus restos y de ellos surgió el Agave.


Otra de las leyendas sobre el agave, nos habla de como nuestros antepasados descubrieron que esta planta podría ser utilizada como alimento, ya que como sabemos el agave tiene unas grandes hojas o pencas, que están llenas de espinas y no era de suponerse que su corazón nos daría tantas satisfacciones.


Esta historia nos describe que durante una tormenta, un rayo cayo sobre un campo lleno de Magueyes, al terminar la tormenta las personas salieron de sus refugios y fueron atraídos por un dulce aroma que provenía de un maguey, el cual había quedado cocido debido a la caída del rayo, al acercarse aun mas y encontrar el maguey partido por la mitad, decidieron tomar el corazón que tenia un aroma dulce y una textura jugosa, se dieron cuenta que era un regalo de los dioses y con el paso de los días se percataron que además de darles alimento, los jugos que tenia esta planta les daban tranquilidad y los hacia mas felices.


Aunque como mencione anteriormente esta bebida se producía desde el año 400 a.c., este elixir solo podía ser disfrutado en rituales sagrados por los grandes sacerdotes y las clases dominantes, no es sino hasta el siglo XVI que su consumo fue popularizado en todas las clases sociales de la época. Desde entonces ha ido evolucionando con la influencia de la cultura oriental, con la introducción del alambique de cobre y la cultura europea que perfeccionaron el método de destilación, no obstante aun en nuestros días se sigue elaborando mezcal de manera ancestral, con destilación en ollas de barro.


"Donde hay Mezcal no hay lugar para el mal"

¿Alguna vez han escuchado esta frase?

esta es una de mis favoritas al momento de disfrutar de un buen mezcal y quiero compartirles algunos datos sobre esta bebida milenaria.


  1. Los destilados de maguey son, por definición, mezcales; por lo tanto, el tequila, la raicilla, el bacanora, el tuxca y el comiteco entran en esta categoría.

  2. El mezcal requiere magueyes con una vida mayor a 8 años y cada litro de mezcal requiere desde 10 hasta 30 kilos de maguey.

  3. De las 273 especies existentes en el mundo, 215 son endémicas de México. De estas, se utilizan para la producción de destilados de agave en 26 estados, 42 especies, 7 subespecies y 7 variedades. La norma oficial solo reconoce 14 especies de maguey para la producción de mezcal.

  4. La alta demanda de mezcal pone en peligro los magueyes silvestres y la diversidad de la especie, porque la elaboración del producto requiere la extracción de toda la planta antes de la floración, es decir, de su reproducción.

  5. La palabra “MEZCAL” provine del náhuatl MEZCALLI, maguey cocido. Durante el virreinato se llamó VINO MEZCAL.

No importa si te gusta un tipo de mezcal, o un agave en particular, lo importante es que conozcas que detrás de cada gota de esta bebida milenaria, se encuentra nuestra cultura, nuestras tradiciones, en pocas palabras se encuentra lo que es México. y como dice la frase mas conocida, “Para todo mal, mezcal; para todo bien, también… y si no hay remedio: litro y medio”



86 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo